La importancia de la marca empresarial

Lo más normal del mundo es que como empresa quieras diferenciarte y ofrecer un servicio que te haga especial. Para eso tendrás que establecer una estrategia y unos objetivos SMART que permitan ir en esa dirección. Con el tiempo es posible que lo que te habías planteado se cumpla y, en caso contrario, siempre tendrás tiempo de modificar tus acciones. Todos estos procesos terminarán por definir, entre otras cosas, tu marca empresarial. 

La marca la podemos definir como un signo o un símbolo que se crea en torno a ti. Es un conjunto de características exclusivas que te definen como empresa o persona y que les vienen a la mente a las personas cuando te nombran. 

Una marca detalla quién eres, qué pueden esperar de ti, cómo te desenvuelves en tu día a día, cómo te comunicas… Es como crear una personalidad; con tu imagen, tus valores, tu filosofía, tus miedos, tus ilusiones… Un cúmulo de intangibles que terminan por crear tu marca, ya sea personal o corporativa. 

Debes tener en cuenta, además, el diseño del logotipo y de tu identidad visual. Todo tiene que ir unido, no puedes dar puntada sin hilo. Tu nombre, tus objetivos, tu misión, tu forma de llegar a los demás o la comunicación no verbal. El más mínimo detalle, por banal que pueda parecer, cuenta. Crear una marca no es posible de un día para otro, irá precisándose con el paso del tiempo. 

La marca, simplificando, es cómo reaccionan las personas cuando escuchan tu nombre. Qué se les pasa por la cabeza cuando te mencionan. Y para trabajarla y conseguir que sea positiva tendrás que ganártelo a través del trabajo y la regularidad. 

Los arquetipos de marca

Un arquetipo de marca lo podemos definir como tu identidad. Pensemos en las personas; las hay soñadoras, las hay indecisas, las hay amables y egoístas, las hay secas y dulces… Pues para las empresas el proceso es similar. En base a su funcionamiento se asemejarán más a un patrón u otro. 

El psiquiatra Carl Gustav Jung acuñó la teoría de los doce arquetipos de marca. Este movimiento defiende que los arquetipos muestran varios de nuestros tramos de vida y son eficaces para establecer cómo son las relaciones emocionales entre las personas. 

Fueron Margaret Mark y Carol Pearson quienes la introdujeron de lleno en el mundo del Marketing. Se trata de doce patrones de personalidad que, además de los seres humanos, adoptan las compañías a la hora de concretar y delimitar su marca: el mago, el sabio, el inocente, el explorador, el héroe, el rebelde, el amigo, el amante, el bufón, el cuidador, el gobernante y el creador. Antes de empezar tu actividad tienes que tener claro cómo quieres que te vean porque una vez empiecen a percibirte con un patrón difícilmente cambien de opinión. 

Claves para potenciar tu marca corporativa

Define quién eres y a quién te diriges

Antes que nada tienes que tener claro qué ofreces, qué te hace único y cómo quieres ser percibido por tus clientes. Empieza por definirte; describe tus rasgos empresariales y tus puntos fuertes.

Una vez tengas detallada esa cuestión sería conveniente conocer a quién vas a dirigirte; cuál va a ser tu público objetivo. Esto se antoja fundamental porque dependiendo del rango de edad y clase social de tus clientes deberás adoptar una política de comunicación y una filosofía determinada. 

Cuida a tus clientes

Cuando hayas establecido tu filosofía, tu manera de funcionar y tengas clara tu meta a medio- largo plazo es momento de pasar a la acción. Para lograrlo, tal y como hemos citado a lo largo del artículo, adoptar una política de comunicación acorde a lo que quieras transmitir y cuide a tus clientes. 

Por tanto, tendrás que decidir cómo quieres que sea la relación con el público al que quieres dirigirte. Implementar un estilo directo, agresivo, sensible, cercano, respetuoso, de humor… Esto ya irá en base a tus objetivos.

La recomendación es que les ofrezcas soluciones para que estén satisfechos con tu marca y que no perciban que solo quieres sacarles el dinero. Crea un feedback positivo con ellos en las redes sociales. Hay que cuidarles día a día; para eso será fundamental actualizar tu actividad y ante cualquier comentario, tanto positivo como negativo, responder y fomentar un diálogo provechoso para ambas partes.

Así será más sencillo posicionarte en la mente del consumidor. Pero para eso necesitas tiempo y trabajo; tu manera de entablar conversación con ellos y tu estilo comunicativo jugarán un papel importante.

Inyecta tu personalidad a los servicios que ofreces

Puede parecer un tópico, pero no es así. Cuando has hecho un buen trabajo para publicitar y promocionar tu marca el cliente asociará tu producto a unos valores. Ahí tenemos el ejemplo de Coca Cola; cuando tomamos una lo asociamos a felicidad. Así hay muchos ejemplos. 

Por tanto, tu identidad y tu filosofía van a verse reflejado en tus productos y en todo aquello que le ofrezcas al público. Si cultivas con cierta periodicidad tu imagen de marca será muy difícil de imitar por la competencia. 

Además, otro paso importante que conseguirás con el paso de los años será la implantación de relaciones duraderas con los clientes. Conectar emocionalmente con ellos te permitirá que recomienden tus productos, que hablen bien de ti… E incluso si les fallas en algún momento no lo tendrán en cuenta y te lo perdonarán. De ahí la importancia de establecer esa unión afectiva. 

Digitaliza tu negocio con Orca Business Software

Para lograr construir una buena marca es esencial estar en Internet. De lo contrario te va a ser prácticamente inviable darte a conocer y trabajar tu marca. Si no dispones de canales sociales y de espacio web la gente no va a conocer de tu existencia, excepto si se cruza por tu establecimiento. 

Desde Orca te ayudamos a paliar ese problema. Si lo necesitas podemos diseñar tu e-commerce desde cero. Evidentemente, dispondrás de un hosting y un dominio específico para tu negocio. 

También conectaremos un software ERP para que tanto tu tienda física como online estén sincronizadas. No hará falta que tengas nociones avanzadas de programación web porque te lo dejaremos todo listo para empezar a operar en Internet. 

Tus clientes podrán visualizar en todo momento el stock de cada uno de tus productos, el catálogo y comprar aquello que necesiten. Estas y muchas ventajas más están al alcance de tu mano; si te decides puedes contactar con nosotros y resolveremos todas tus dudas.